Un pan para cada plato (о хлебе) — учим испанский

Gastronomía Española: 15 platos típicos que debes probar

Compartir en FacebookEnviar a Twitter

Normalmente hablo de la gastronomía de otros países, aquellos a los que viajo, pero hoy es un placer escribir este artículo para todos aquellos que no quieran perderse durante su viaje los mejores platos típicos de la gastronomía española.

Tapas típicas de España

Nunca es tarea fácil elegir unos cuantos platos tradicionales de un país, pero esta vez, siendo la comida con la que he crecido y la que más conozco, se presenta aún más complicado.

Sin duda, mi mayor recomendación ante cualquier gastronomía, es que te dejes llevar, nada de prejuicios, que pruebes todo lo que se presente en tu camino, y seguro que te sorprenderá.

Consejos para comer bien y barato en España

Antes de empezar a contar las bondades de la gastronomía española, quiero daros un par de trucos para ahorrar un poco de dinero en vuestros menús:

1. Intenta alejarte del centro y los lugares más turísticos.

2.

Menú del Día: En España de lunes a viernes a la hora del almuerzo, todos los restaurantes, excepto los de 5 tenedores, están obligados a tener lo que se llama un menú con precio fijo que consta de 2 platos a elegir y postre, que normalmente incluye pan, vino y agua o refresco, así que no dudes en preguntar si no lo encuentras en la carta que te lleven a la mesa. Los precios comienzan desde 7€ en adelante por persona.

Platos típicos de España

La cocina española se carateriza por ser rica, variada, sencilla y con una materia prima de gran calidad, y bien acompañado con algunos de los mejores vinos del mundo.

1. Paella

La paella se ha convertido sin duda en nuestro plato más internacional, aunque el arroz más famoso de España tiene orígenes humildes.

Paella al fuego de leña

Su nombre se refiere al tipo de sartén que se utiliza para cocinar el plato, en valenciano, lugar donde nace gracias a los jornaleros que mezclaban los alimentos que tenían a mano, por lo que tradicionalmente en la paellera se echaba conejo, pollo, judías verdes, judías blancas, caracoles y todo tipo de verduras que tuvieran a mano.

Hoy en día, su difusión ha hecho que tenga otras variantes, tal como lo hacemos en mi casa o cómo se suele encontrar en los restaurantes, con un sofrito de cebolla, pimiento verde y tomate con calamares, chirlas, mejillones, pollo, gambas y cigalas, al que se le añade el arroz para hacerse lentamente con el caldo del marisco.

Una receta muy parecida que también podéis degustar, es la fideuá, con los mismos ingredientes, pero sustituyendo el arroz por pasta.

Encontrarás muchos tipos de arroz cocinados de diversas formas, y te recomiendo que no dejes de probarlos, en especial, el arroz negro típico de Madrid, que consigue este color gracias a la tinta del calamar, o como postre, un delicioso arroz con leche y canela.

2. Cocido madrileño

Y seguimos con mi plato favorito, el que hecho de menos cuando paso mucho tiempo fuera de España, y el que nos encanta en casa, como buenos madrileños, un buen cocido completo. Además, es considerado como uno de los atractivos de Madrid.

En esta ocasión, también hablamos de un plato típico de España destinado a las clases más bajas originalmente, obreros o agricultores, que hacían una comida suficientemente completa para aguantar el duro trabajo de todo el día, y que se podía hacer en un sólo puchero.

Cocido madrileño del restaurante El Bola

El cocido es un guiso que consiste en un primer plato de sopa de fideos o el caldo resultante de cocer los garbanzos con verdura, generalmente repollo o judías verdes, pollo o gallina, morcillo (carne de ternera), tocino, chorizo y morcilla, que se sirven de segundo plato.

Sin duda, una comida deliciosa que se comparte con pequeñas variaciones en todo el país, como el cocido maragato, el cocido montañés típico de Cantabria y otros muchos. ¡100% recomendados!

Si quieres saber más de la gastronomía madrileña, te invito a leer nuestro post sobre los platos más típicos y ricos de Madrid.

3. Fabada Asturiana

Otro plato que aunque tiene su origen en Asturias, se ha extendido y popularizado ampliamente por toda España es la fabada.

El plato consiste en un guiso de judías o frijoles con chorizo, morcilla, tocino y oreja de cerdo.

Fabada Asturiana

Su origen es incierto, habiendo varias teorías como que es una variante de la caussolet de Languedoc o Midi Pyrénées que llegó aquí a través del Camino de Santiago francés, e incluso que es una receta más moderna del siglo XX que se inventó en las ciudades, aunque hay constancia de que se consumían fabes o judías en la zona desde el siglo XIII.

El pote asturiano también se parece mucho, con la diferencia de que a este último se le añaden berzas, patatas y otras verduras de la zona, y os aconsejo no dejar pasar unas deliciosas fabes con almejas.

4. Jamón Serrano

El jamón serrano, es el alimento más especial de España, algo que sólo se produce aquí y no podrás encontrar en ningún otro sitio del mundo, por lo que debes vivir la experiencia de saborearlo.

Jamón Serrano de Bellota

El jamón serrano son las patas traseras del cerdo, que se ponen en salazón y se curan con el aire fresco de la sierra. Las patas delanteras, pueden elaborarse de la misma forma, pero se llaman paletillas y son más económicas.

La historia del jamón es larga, existiendo ya en el Imperio Romano (hay referencias escritas desde el siglo II a.C.), por la necesidad de conservar la carne, aunque en la actualidad el proceso ha sido muy mejorado.

Jamón serrano cortado

No debemos olvidarnos de otros tipos de embutidos riquísimos, como el queso, con multitud de variedades por toda España, el lomo embuchado, el chorizo, etc.

5. Gazpacho y Salmorejo

El gazpacho es una sopa fría de pan majado, agua, aceite de oliva, vinagre, tomate, pepino, cebolla, ajo y pimiento verde, deliciosa y refrescante durante los meses de verano.

Gazpacho andaluz

La historia del gazpacho es incierta, pero se cree que debe existir desde que lo hace el pan, como forma de aprovechamiento del mismo, ya que se le mojaba con agua, y se le añadía vinagre, aceite y sal, tal y como aparece en escritos de cocina nazarí, que como vemos se parecía mucho más al ajo blanco, otra sopa fría con los ingredientes que acabamos de contar, añadiendo almendras molidas.

Otra variedad, mi preferida, es el salmorejo, más espesa y sencilla, con pan remojado, ajo, tomate, aceite, vinagre y sal, que se sirve con trozos de jamón serrano y huevo cocido. ¡Espectacular!

6. Tortilla de patatas

La tortilla de patatas no sólo es uno de nuestros platos estrella, sino que lo encontrarás en todos los bares y restaurantes del país.

Tortilla de patatas

Su elaboración es sencilla, ya que se frie la patata lentamente (a ritmo de cocción) en aceite de oliva, con o sin cebolla y sal, y se escurre y mezcla con el huevo posteriormente, para hacer una tortilla.

Sus orígenes se remontan al año 1.798 en el pueblo de Villanueva de la Serena en Badajoz, donde dos hacendados ilustrados con la ayuda de las amas de casa del lugar, trataban de encontrar un alimento barato para paliar la hambruna, ¡y está delicioso!

Y hablando de patatas, no dejes de degustar las papas con mojo y las patatas revolconas si te cruzas con ellas.

7. Pulpo a la gallega

El también conocido como pulpo a feira, es un plato sencillísimo, donde una vez más se muestra la máxima de la cocina española de trabajar con alimentos de calidad.

Pulpo a la gallega

El pulpo se cuece introduciéndolo durante unos segundos en una olla con agua hirviendo, y repetirlo hasta tres veces, así el pulpo conserva la piel y se queda blando, aunque si se congela antes, conseguirás también ese efecto.

Se sirve en rodajas sobre una tabla de madera, con un poco de aceite de oliva, sal y pimentón dulce espolvoreado por encima.

8. Rabo de Toro

El rabo de toro se consume desde la Antigua Roma, pero la receta popularizada en la actualidad proviene de la ciudad de Córdoba de finales del siglo XIX, donde los toreros regalaban el rabo, las orejas y las vísceras a los vecinos, que se apañaban para compartirlo.

Rabo de toro guisado

El plato tradicional es un estofado de cola de toro, con cebolla, zanahorias, tomate, ajos, laurel, azafrán, aceite de oliva, vino tinto, pimienta y sal al gusto, que resulta una carne tremendamente tierna y sabrosa. ¡Para chuparse los dedos!

9. Merluza en salsa verde

La merluza en salsa verde, también conocida como merluza a la vasca, es un plato típico muy saludable de la cocina española a la par que delicioso.

La merluza es uno de los pescados más consumidos en Europa, muy tierna y sin apenas espinas, que en este caso se prepara dejándola cocer con un caldo de pescado, ajo, perejil, almejas, aceite de oliva y sal al gusto.

Merluza en salsa verde

Además, los 7.900 km. de costas españolas donde se pescan ejemplares de gran calidad, unido a que España es junto con Japón, uno de los países con más consumo de pescado del mundo, harán que lo encuentres con facilidad.

Te recomiendo que no dejes de probar también el bacalao, las sardinas, la dorada o la lubina.

10. Lechazo o Cordero Asado

El lechazo es un cordero que todavía no ha dejado de ser amamantado, que se asa en una cazuela de barro o en un horno de leña, convirtiéndose en un plato exquisito y muy apreciado por toda España.

Lechazo al Horno de Leña

Otra opción, es el cochinillo, un lechón asado con el mismo procedimiento que comentábamos anteriormente.

11. Gambas al ajillo

Unas ricas gambas al ajillo, siempre son una buena opción, y fácil de encontrar en bares y restaurantes, cocinadas sencillamente con aceite de oliva, ajo, perejil, guindilla y sal.

Gambas al ajillo

Al igual que pasa con el pescado, el marisco en España es abundante y de gran calidad, por lo que os aconsejo probar hasta donde tengas presupuesto, desde unos mejillones, almejas, langostinos o navajas hasta centollo, langosta y mucho más.

12. Calamares a la romana y pescaito frito

Los calamares a la romana (rebozados en harina y fritos), ya sean servidos en un plato o metidos en un bocadillo, se encuentran por todos lados.

Calamares a la Romama

También suelen incluirse en las bandejas de fritura de pescaito frito, una mezcla de pescadillas pequeñas, boquerones, chopitos, etc., plato que se sabe proviene de la cocina sefardita que lo servía acompañado con una salsa vinagreta.

13. Croquetas

Las croquetas son el plato típico que cada español asegura que su abuela lo cocina mejor, aunque en una competición, por supuesto, ganaría la mía

Источник: http://www.estaentumundo.com/europa/espana-europa/gastronomia-espanola-15-platos-tipicos-que-debes-probar.html

Un pan para cada plato

Добавить в закладки

El pan es un alimento que se encuentra integrado en la dieta diaria desde tiempos inmemoriales y prácticamente en todas las culturas conocidas, con un origen difícil de determinar.

Un alimento imprescindible que ha recorrido un largo camino que comenzó con el descubrimiento del fuego, de los cereales y su cultivo, y de entre ellos, el trigo, que probablemente fue el primer cereal panificado.

Pero actualmente el pan ha llegado a convertirse, además de un alimento para el día a día, en un exquisito producto gourmet para maridar con diferentes tipos de comida.

Para comenzar el día con energía es importante tomar un buen desayuno a base de pan, para este momento, el de molde, el payés o la hogaza en rebanadas es el adecuado. Se puede combinar con aceite de oliva pero si se prefiere con mermelada, un pan de maíz sería el adecuado.

Para tomar el aperitivo, la mejor elección son los colines, picos o tostas de aceite, y si el tentempié está compuesto por jamón o embutidos, el de hogaza, los picos, las regañás o el tipo viena.

Читайте также:  Имя существительное - учим испанский

El de cebolla o la torta de aceite combina muy bien con quesos curados y tomate; pero si el queso es de cabra, con el que mejor armoniza es con el de pasas y nueces.

Sin embargo, si hemos optado por el foie, lo suyo es acompañarlo con el de cereales; y si se trata de un plato de ahumados, con pan de fibra, semillas o chapata.

Para los platos principales, panes diferentes según sean carne o pescado. Por ejemplo, para un pulpo con patatas lo ideal sería comerlo con uno de pimentón u hogaza gallega, aunque para cualquier tipo de pescado podemos tomar panes con aceite o molletes.

Sin embargo, para las carnes conviene decantarse por la bola gallega o el candeal o de escanda. Y si el plato elegido es cordero u otro tipo de asados, propone tomarlos con una hogaza castellana o candeal. Si preferimos verduras, la sugerencia es tomarlas con baguette o mollete. Para arroces, candeal o payés.

Y finalmente, si se trata de potajes y cocidos, nada mejor que integral o las moñas gallegas.

Cada plato, un pan

Desayuno. De molde, de payés u hogaza en rebanadas
Aperitivos. Colines, picos o tostas de aceite
Jamón y embutidos. De hogaza, picos, regañás, de Vienao de centeno
Ahumados. De fibra o semillas, chapata o de centeno
Tomates y quesos curados.

De cebolla o torta de aceite
Verduras. Baguette o mollete
Arroces. Candeal o payés
Potajes y cocidos. Integral o moñas gallegas
Pescados. Panes con aceite o molletes
Escabeches de pescado. De centeno
Carnes.

Bola gallega / Candeal o de escanda
Corderos y asados. Hogaza castellana o candeal
Patatas con pulpo. De pimentón u hogaza gallega
Tarrinas de foie. De cereales
Queso de cabra. De pasas o de nueces
Quesos de pasta blanda muy fermentados.

Centeno
Queso Gamonedo y quesos azules. Escanda
Mermeladas. De maíz

(Пока оценок нет)
Загрузка…

Источник: https://espalingua.ru/un-pan-para-cada-plato/

Pan uzbeco

Lepyoshka uzbeca – es el pan nacional de la población autóctona de Uzbekistán, el sabor divino del que nunca cansa. Las blandas tortas doradas, apenas sacadas de tandyr (horno de barro en países orientales) tientan comerlas inmediatamente, ¡sin esperar que se enfríen!

En el Oriente, desde la infancia inculcan el respeto por el pan, aquí ni siquiera lo cortan con cuchillo sino que lo rompen con las manos (según creencias populares el cuchillo puede ofender al pan).

El pan (non) para los uzbecos es sagrado, por eso hay muchas creencias y ritos relacionados con él. Se suele romper el pan antes de la boda (ceremonia del «rompimiento de pan») en señal de aseguramiento de desposorios.

Aquí juran por el pan y ¡transgredir tal juramento es la cosa más terrible en el mundo!

La lepyoshka en Uzbekistán es prácticamente un plato independiente. Para un auténtico habitante asiático una caliente torta dorada con té verde dulce puede servir de desayuno y postre y todas las demás comidas. Las tortas uzbecas se pueden comer con melón dulce y uvas, en almuerzos a diario y en la cena de gala.

Las tortas uzbecas son redondas con el centro decorado, el que durante la cocción no se eleva como lo hacen los bordes y está crujiente.

Las tortas en cada una de las regiones de Uzbekistán tienen su propio sabor único, la forma y la receta. Las tortas de Samarcanda, Bujara, la torta de hojaldre de Kashkadarya, con carne, verduras y hierbas — ¡no sabes donde poner los ojos!

Por ejemplo, los patyr de Samarcanda tienen un diámetro medio, son consistentes, pesados, con brillantes bordes dorados, que relucen como el charol, y en el centro hay un pequeño redondel sembrado de sésamo negro.

Un hecho interesante es que el pan de Samarcanda con su sabor original sale sólo en Samarcanda — como se suele decir, el aire de Samarcanda es el ingrediente principal de la receta.

Sin embargo, los patyr de Kokand — por el contrario, son grandes, de unos 32 — 35 cm de diámetro, planos y finos, con un dibujo estampado en toda la superficie. Estas variedades de tortas tienen una extraordinaria particularidad de quedarse blandas durante mucho tiempo y no perder su rico sabor.

Esta propiedad suya es conveniente para los turistas – ellos pueden comprar el pan y en unos días llevarlo a casa, y todavía estará fresco y dorado — ¡un pedazo del sol uzbeco, procedente de la hospitalaria Asia Central!

Tashkent es famoso por sus “esponjosas” tortillas crujientes. Por encima de las tortas se espolvorean las semillas de sésamo negro o blanco, lo que les da un sabor especial.

Estas son las tortas típicas de las ciudades, pero en la vida cotidiana en cada ciudad de Uzbekistán se preparan docenas de diferentes tipos de pan.

Por ejemplo, las habituales tortas caseras (obi non), bozor non, tortas con torrezno frito, tortas con carne, tortas de salvado, tortas esponjosas, pan hojaldrado, tortas fritas en aceite con cebolla, etc.

Las tortas se hacen de varios tipos de masa: con mantequilla, leche, huevos y azúcar; una sencilla masa sin levadura; masa con levadura; a veces con la adición de leche, nata, huevos, grasa y levadura a base de hierbas. Inicialmente, no se utilizaba la levadura, en vez de ella se usaba un poco de la masa anterior y la mezclaban con la masa fresca.

La clásica torta uzbeca se prepara en el tandyr. Hay varios tipos de tortas uzbecas que se hacen de otras maneras. Por ejemplo, la torta de hojaldre (katlama) – se extiende la masa sin levadura, se unta con mantequilla o crema agria, se espolvorea con cebolla picada, y después se enrolla.

Luego se corta en rodajas, de las que se forman las tortas, que se fríen en aceite. ¡Es muy nutritivo y sabroso!

En panaderías tradicionales, en general, trabajan sólo los hombres. Es muy interesante observar cómo se hornean las tortas en tandyr. El panadero se mete rapidísimo con la cabeza en la boca de horno calentado al rojo vivo, pega la torta en la pared de tandyr y sale para coger la siguiente.

Las tortas modernas se decoran con inscripciones y semillas de sésamo pintadas de varios colores. La torta a menudo se utiliza como un plato, para poner sobre ella la fruta, naryn o pinchos morunos.

Estar en Uzbekistán y no probar el pan uzbeco — ¡es como salir de la mina llena de oro, sin notarlo!

Fotos del pan uzbeko:

ver todas fotos »»

© Este material pertenece a la compaňía «Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material sólo con permiso del autor.

Источник: http://www.centralasia-travel.com/sp/countries/uzbekistan/cuisine/non

10 platos típicos de España que debes probar una vez en la vida | Skyscanner — Noticias

Recorre España del norte al sur degustando 10 de sus platos más tradicionales y deliciosos.

Se dice que el primer documento conocido que se refiere con exactitud a la tortilla de patatas proviene de 1817, y es de origen navarro.

Sin embargo, mucho antes, las crónicas indias documentan que entorno al 1519 ya se conocía la tortilla de huevo en América y en Europa.

Sea como fuese, lo cierto es que actualmente es uno de los platos que todos los españoles llevan en sus genes y puede degustarse en cualquiera de las ciudades del país, desde Sevilla a Barcelona o La Coruña.

Es conocida, por ejemplo la versión “desfragmentada” de esta receta que lanzó el cocinero de renombre internacional: Ferrán Adrià. Nosotros te recomendamos dos lugares clásicos para disfrutarla: La Casa de las Tortillas (Calle Zaragoza, 23, Guadalajara) o La Panela (Plaza María Pita, 12, A Coruña)

2. Andalucía y su secreto para reanimar al más desfallecido: el gazpacho

Es inimaginable un pasar un verano y sus elevadas temperaturas al sur de España sin contar con la ayuda que proporciona un buen gazpacho bien frío.

Esta receta cuyos principales ingredientes son el tomate, el pepino, la cebolla, el aceite de oliva, el ajo y un poco de pan, resulta indispensable en los días de calor más intenso y se puede describir como una sopa fría. Suele presentarse acompañado de pequeños trozos de pan frito, pepino o pimiento rojo.

En Andalucía también existe una receta similar conocida como Salmorejo, más consistente que el gazpacho, pero igual de sabroso.

Tradicionalmente siempre se ha asimilado el origen del gazpacho a Andalucía, si bien, no se sabe con exactitud de dónde procede, pero es uno de los platos más tradicionales y podrás encontrarlo en toda España. Nuestras propuestas: El restaurante Doña Elvira (Plaza Doña Elvira, 6, Sevilla) o Bodeguita Casablanca (calle Adolfo Rodríguez Jurado, número 12, Sevilla).

Clica en la imagen y ve apuntando los 10 mejores restaurantes del planeta

3. Comunidad Valenciana: aclamada por sus paellas

La palabra paella en su origen designaba a la sartén, y, a pesar de sus muchas variaciones hay un ingrediente que está siempre presente: el arroz.

Se dice que la tradicional paella valenciana era una mezcla de arroz con aquellos alimentos que tenían a mano los labradores: pollo, conejo y hortalizas típicas de Valencia como el garrofón o la tabella.

Pero con el paso de los años, la receta fue evolucionando y es usual encontrar mezclados junto con el arroz, además de los elementos de montaña, complementos típicos del mar (como sepia o gambas). ¿Dónde disfrutarla? La opción clásica es degustarla en medio de la playa: por ejemplo en el restaurante La Pepica (Paseo Neptuno, 2,6 y 8, Valencia).

Dale un clic a la fotografía y déjate seducir por los 15 lugares más bonitos de la Comunidad Valenciana

4. Navarra y la singularidad de los “Calamares en su tinta”

La tinta negra del calamar invadiendo el plato puede impresionar en un primer momento, pero una vez se prueba, desaparece toda aprensión.

¡Y es que el sabor es exquisito! Si quieres prepararlo tú mismo, advertimos que te llevará una hora y media aproximadamente, y, según dicen: el truco es utilizar la tinta del propio calamar, la que aporta ese sabor inconfundible, aunque después se añada tinta artificial para que el plato adquiera un color más intenso. Otros ingredientes que se utilizan aparte de los calamares son: las cebollas, ajo, perejil, cayena y una copa de vino. En esta web encontrarás una de las mejores recetas caseras, pero si prefieres encontrártelos preparados, un buen lugar para degustarlos es el bar Koistha (Calle Olite, 35, bajo Pamplona).

5. Degustación del chicharro al chacolí: País Vasco

Una de los reclamos de la cocina vasca es el chacolí, un tipo de vino blanco cuya mayor producción se realiza en el País Vasco. Es por ello, que muchas de las recetas de esta región mencionen el chacolí.

Nosotros vamos a proponerte un plato que mezcla dos elementos típicos de la zona: el chicharro, un tipo de pescado azul, y el chacolí. Este plato se suele preparar en una cazuela junto con tomate, cebolla, zanahoria, puerro, ajo, aceite y por supuesto un vasito de chacolí.

El resultado es sorprendente, como podrás comprobar si te diriges al restaurante RK (plaza José María Sert 2, Donostia), especializado en cocina tradicional desde 1998.

Читайте также:  Частицы - учим испанский

6. Las Migas de Teruel

No se puede pasar por Teruel sin haber probado un buen plato de migas. Este plato, que según algunas teorías podría derivar de los hormigos (guisos de trigos que aparecen citados en el siglo XVI), tiene como base el pan.

La receta de las famosas migas de Teruel consiste en trocear pan y dejarlo remojar en agua y sal durante un día y después freírlo con aceite y ajo, dándole vueltas continuamente para evitar que se pegue a la sartén. Suele acompañarse con trozos de pernil, chorizo, o incluso racimos de uvas. Son conocidas las migas que prepara La Fondica (ctra.

de la Estación s/n- La Puebla de Valverde, Teruel) ¡Ojo!, al ser un plato contundente, es probable que debas echar una siesta antes de continuar tu ruta.

7. Tanto en invierno como en verano, disfruta de una escalibada en Cataluña

El asombroso resultado de este plato, de aparente sencillez, te conquistará. Sus principales ingredientes son el pimiento rojo y la berenjena. Se ponen directamente sobre las llamas o al horno con el grill encendido, hasta que la piel queda negra.

En ese momento se tapan con un plato hasta que se enfríe. Entonces se procede a pelar las verduras y a cortarlas en tiras para su presentación. Un truco: no ponerlas bajo el agua fría porque perderían el jugo que les da todo el sabor.

En muchos lugares, la escalibada se acompaña sobre una tostada de pan untada en tomate, aceite y sal, con anchoas y cebolla, incluso hay quien la acompaña con atún.

Uno de los restaurantes de cocina tradicional de más auge en la actualidad y donde podrás probar este plato es “Origens”, en calle Ramón y Cajal, 12, Barcelona.

8. Lo mejor para un día de invierno: el cocido madrileño

Uno de los platos más completos de la cocina mediterránea es el cocido madrileño, en el que se mezclan un sinfín de ingredientes para hacer frente al invierno: garbanzos, carne gelatinosa, media gallina, chorizo, morcilla, un pie salado de cerdo, una pelota (de carne picada, miga de pan, 1 huevo y especias), una col, cebolla, repollo, judías verdes, arroz, tocino, jamón, aceite y ajo. Con casi 3 horas de preparación, el resultado es un potente puchero muy gustoso, del que podrás jactarte cuando lleguen tus invitados. Y si no te atreves con esta receta, uno de los lugares míticos donde podrás probarlo a la manera más tradicional es en el restaurante Casa Carola (Calle Padilla, 54 local dcha., Madrid ).

9. Una merienda en Galicia: la Tarta de Santiago

Aunque Galicia es bien conocida por sus especialidades en marisco, esta vez vamos a destacar uno de sus postres más famosos: la Tarta de Santiago.

Este postre tradicional se realiza a base de harina, mantequilla, almendras, azúcar, huevos y limón de lo que resulta una especie de bizcocho de característico sabor almendrado, cuya procedencia se remonta al siglo XVI y perdura hasta la actualidad.

El icono clásico de esta tarta es su cobertura en azúcar glas a excepción de la típica cruz de Santiago. Suele acompañarse con el vino de Licor Regueiro, típico de Galicia.

Si quieres regresar con un buen regalo de tu viaje, esta es una buena opción, ya que este dulce se conserva muy bien. Una de las pastelerías donde la encontrarás es en Acesta Tenda, (rúa do Franco, 52, bajo, Santiago de Compostela).

Dale un clic a la foto y toma nota de estos 10 hoteles de España en los que te pondrás las botas

10. Cómo endulzarse en Castilla: Las hojuelas

Finalizamos el ranking de platos con otro de los dulces más aclamados, especialmente en la cocina castellana. Estamos hablando de las “hojuelas”, típicas en las celebraciones del Día de Todos los Santos, Cuaresma y Semana Santa.

Para describir lo exquisito de su sabor, la sabiduría popular ha recurrido a la expresión: “Miel sobre hojuelas”, que indica que algo es sencillamente inmejorable.

¿Vas a irte de España sin probarlas? Para ponértelo fácil te recomendamos una pastelería donde encontrarás hojuelas a montones, la Pastelería Frías (Calle de Marcos Salgueiro, 2, Valladolid).

Seguro que nos hemos dejado algún plato típico de la gastronomía española… ¿Cuál nos recomiendas?

Si te ha dado hambre sigue leyendo:

– Los 10 lugares donde mejor se come de España

– Los mejores bares de tapas de España

– Las 15 comidas más raras del mundo

– 12 lugares a los que tienes que ir antes de ponerte a dieta

– 10 comidas que tienes que probar en Tailandia

– Dónde comer en Roma

– Dónde comer en Buenos Aires

– Los mejores restaurantes de París

– Platos típicos de Semana Santa del Mundo

Skyscanner es el motor de búsqueda mundial que te ayuda a ahorrar en vuelos,hoteles y coches de alquiler

¿Has visto estos artículos?

Источник: https://www.skyscanner.es/noticias/10-platos-tipicos-de-espana-que-debes-probar-una-vez-en-la-vida

Platos típicos de Barcelona

Cataluña puede presumir de una gastronomía reconocida mundialmente que basa su prestigio  en los excelentes productos de la región.

Su magnífica cocina mediterránea, famosa por la fusión tierra y mar, ha  conseguido que la ciudad de Barcelona se haya convertido en la mejor ciudad gastronómica del mundo y sea un referente de primer orden para profesionales de todo el mundo.

Ya sea en los restaurantes más exclusivos o en las tabernas de tapas de barrio la cocina catalana tiene identidad propia y unos platos típicos muy variados, entre ellos destacan:

– Pan con tomate: uno de los platos más típicos, conocidos y sencillos de preparar de la cocina catalana. Su receta consiste en frotar tomate sobre pan y añadirle sal y aceite. Sin duda un plato sencillo que se convierte en un manjar si se acompaña de buen jamón serrano.

– Esqueixada: Es un tipo de ensalada fría compuesta por pequeños trozos de pimiento verde, pimiento rojo, tomate y cebolla, y con bacalao o atún desmenuzado como protagonista. Si a esta mezcla le añadimos algún tipo de legumbre el plato se convierte en un “empedrat”.

– Escalivada: una ensalada caliente de tomates, pimientos, cebollas y berenjenas peladas y cocidas, aderezadas con un poco de sal y aceite.

– Samfaina: plato compuesto por hortalizas mediterráneas sofritas con aceite de oliva en la sartén.

– Calçots: este plato sencillo tiene como ingrediente principal las calçots, un tipo de cebolla que tras asarse se adereza con “salvitxada” una salsa de ajo, tomate, aceite y frutos secos.

– Embutidos: Los embutidos más característicos de la cocina catalana son sin duda el fuet, principalmente el de Vic, y la butifarra, que puede consumirse fresca, cocida, con piñones o con cebolla.

– Gambas de Palamós: exquisitas gambas de color rojo que se pueden consumir frescas, a la plancha o en salsa.

– Caracoles: en Cataluña los caracoles se cocinan de múltiples formas. Los más tradicionales son los denominados caracoles “a la llauna” que se preparan cocidos y aderezados con salsa muy picante.

– Fricandó: Una mezcla de setas y carne cortada muy fina, aderezada con una exquisita salsa. Lo mejor es acompañarla con pan para poder mojar.

– Escudella: Este plato típico del día de Navidad se asemeja bastante al cocido. Consta de garbanzos con patatas, col, butifarra, y carne, y va acompañado con sopa de galets.

– Crema Catalana: uno de los postres más conocidos de la cocina catalana. La receta de este cremoso dulce se basa en la realización de una crema pastelera con base de yema de huevo, coronado con azúcar caramelizado que le aporta un toque crujiente a la receta.

– Coca de Sant Joan: plato típico de la mesa catalana cada 23 de junio, día de San Juan. La más tradicional lleva crema, piñones y fruta confitada, pero también podemos encontrarla con chicharrones, cabello de ángel, mazapán…

Tweet<\p>

Источник: http://www.barcelonaturismo.com/platos-tipicos/

Un pan para cada cosa

  • Comentar
  • Imprimir

Hogazas, trenzas abriochadas y pasas con nueces en Cloudstreet Bakery. MÒNICA ESCUDERO

Cada vez que entramos en una panadería vemos más tipos de barras y hogazas, elaboradas con cereales nuevos o mezclas de los mismos, añadidos de todo tipo –desde semillas o frutos secos como pipas o avellanas hasta donde alcance la imaginación del panadero– y formatos para todos los gustos. Pero, ¿qué tipo de pan es el más adecuado para cada comida? A continuación, y sin tener que recurrir a la absurda figura del pannier, damos unas pistas para acertar con el formato, cereal y contundencia que mejor acompaña y complementa las principales necesidades panarras.

Para bocadillos

Posiblemente esta sea la preparación que admite más tipos diferentes de pan, dependiendo de lo que vayamos a ponerle dentro.

Si lo que le pondremos dentro al bocata es un único producto delicado –por ejemplo, un embutido ibérico– lo más adecuado es buscar un pan con sabor pero sin complicaciones, que no interfiera en su sabor.

Un pan de barra u hogaza trigo blanco de larga fermentación a baja temperatura y con una cocción correcta, con una buena corteza, será perfecto para este supuesto.

Si vamos a ponernos creativos con el relleno, las posibilidades son infinitas y solo tenemos que tener en cuenta que debe haber un equilibrio entre el relleno y el pan que lo envuelve.

Si hacemos un bocadillo de albóndigas bien contundentes en un pan espeso como el de centeno, es posible que acabemos casi ahogándonos con él.

Si lo que ponemos entre dos panes son unas verduras asadas con romesco, lo suyo es que tenga un poco más de contundencia o el resultado será demasiado etéreo.

Teniendo en cuenta este precepto, cualquier tipo de pan es válido en la aventura bocadillera.

Uno contundente como el de centeno integral funcionará bien con un relleno fresco, generoso en cantidad y de sabor potente –por ejemplo, en el caso del famoso sándwich Reuben–, y otro de trigo que incorpore en la masa semillas o frutos secos puede darle mucha vidilla a un pescado ahumado. Los sándwiches con base vegetal y mayonesa agradecen un buen pan de molde, y los que llevan queso y se van a fundir piden uno de hogaza para facilitar el proceso.

Para acompañar

Como en el caso anterior, el secreto aquí también reside en el equilibrio.

Si la cosa va de quesos, Javier Marca –al frente del obrador madrileño Panic– recomienda no perderse el placer de combinar el centeno con quesos intensos y cremosos.

“El pan es resistente al mordisco y con bastante humedad, y rasca en la garganta; esa textura acompaña lo cremoso. El sabor es intenso, con esa ligera acidez que hace salivar y pide más comida. Y neutraliza la grasa, qué más quieres”.

En este caso, cualquier cosa que vaya bien con el queso y esté ya incorporada en el pan tiene todo el sentido –pasas, orejones, nueces o dátiles, por ejemplo–, siempre teniendo en cuenta la textura: un queso seco con un pan ídem nos puede hacer más bola que los filetes-chicle interminables que comíamos de pequeños, y lo mismo con un jamón, salchichón o chorizo bien curados.

Las masas abriochadas son perfectas para acompañar uno de sus ingredientes estrella: la mantequilla. Una rodaja de brioche ligeramente tostada con un poco de mantequilla en pomada encima es deliciosa tal cual para desayunar, además de un acompañamiento perfecto para el caviar o el steak tartar.

Para mojar

Un pan de hogaza será nuestro mejor compañero de viaje si lo que queremos es mojarlo y rebañar la salsa de un buen guiso o estofado.

Una miga con cuerpo ayudará a recoger las texturas más líquidas, mientras que un pan ligero y aireado será más adecuado con una salsa contundente.

Читайте также:  Тема 13. местоименные глаголы (verbos pronominales) - учим испанский

Los alveolos –agujeros que se generan en la masa durante la fermentación– serán nuestros mejores aliados para no dejar ni una gota en el plato.

Si queremos aprovechar una hogaza pan que ya ha pasado su mejor momento, podemos convertirlo directamente en un recipiente para presentar cualquier guiso con una salsa corta, como estas almejas a la bahiana.

No solo sorprenderemos a los invitados, sino que además conseguiremos remojar el pan con el jugo y –con la ayuda de una cuchara– separarla toda de la corteza y que no se desaproveche ni un gramo, ni de salsa ni de miga.

Para untar

Si vamos a usar el pan para untar en él algo con textura de paté o crema, necesitamos que aporte cierta resistencia al mordisco.

Más que un tipo de pan en concreto, hay que tener presente que blando + blando no funciona, así que bienvenidos al universo de la tostada, el cracker y sus chiquicientas versiones.

Cualquier buen pan que tengamos por casa y empiece a ponerse duro es susceptible de pasar por el horno suave y convertirse así en unas tostadas caseras con una caducidad mucho más lejana (sobre todo si las guardamos en una lata o bote hermético.

Nuestro maestro panarra de cabecera, Ibán Yarza, asegura que “hay una gran diferencia entre que el pan se quede seco él solito a secarlo a baja temperatura; de este último modo queda crujiente y ligero”, además de listo para untar en él cualquiera de estos patés, un micuit o un queso cremoso tuneado con cebollino, encurtidos o algún pescado ahumado picado no demasiado fino.

  • Comentar
  • Imprimir

Источник: https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2016/09/05/articulo/1473057300_216421.html

El Plato para Comer Saludable (Spanish)

El Plato para Comer Saludable, creado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard y los editores en Publicaciones de Salud de Harvard, es una guía para crear comidas saludables y balanceadas – ya sean servidas en un plato o empacadas para llevar en la merienda o almuerzo. Coloque una copia en su refrigerador/nevera para que recuerde a diario preparar comidas saludables y balanceadas.

  • Haga que la mayoría de sus comidas sean vegetales y frutas – ½ de su plato:

Intente incorporar color y variedad, y recuerde que las patatas (papas) no cuentan como un vegetal en El Plato para Comer Saludable por su efecto negativo en la azúcar en la sangre.

  • Escoja granos integrales – ¼ de su plato:

Granos integrales e intactos – trigo integral, cebada, granos de trigo, quínoa, avena, arroz integral, y las comidas preparadas con estos ingredientes como pasta de trigo integral – tienen un efecto más moderado en la azúcar en la sangre y la insulina que el pan blanco, arroz blanco, y otros granos refinados.

  • El valor de la proteína – ¼ de su plato:

Pescado, pollo, legumbres (habichuelas/leguminosas/frijoles), y nueces son fuentes de proteínas saludables y versátiles – pueden ser mezcladas en ensaladas, y combinan bien con vegetales en un plato. Limite las carnes rojas, y evite carnes procesadas como tocineta (“bacon”) y embuditos (salchichas).

  • Aceites de plantas saludables – en moderación:

Escoja aceites vegetales saludables como oliva, canola, soya, maíz, girasol, maní (cacahuate), u otros, y evite los aceites parcialmente hidrogenados, los cuales contienen las grasas trans no saludables. Recuerde que “bajo en grasa” no significa “saludable”.

Omita las bebidas azucaradas, limite la leche y productos lácteos a una o dos porciones al día, y limite el jugo (zumo) a un vaso pequeño al día.

La figura roja corriendo sobre el mantel de El Plato para Comer Saludable es un recordatorio de que mantenerse activo también es importante en el control de peso.

El mensaje principal de El Plato para Comer Saludable es enfocarse en la calidad de la dieta.

  • El tipo de carbohidratos en la dieta es más importante que la cantidad de carbohidratos en la dieta, porque algunas fuentes de carbohidratos – como los vegetales (otros que no sean patatas/papas), frutas, granos integrales, y legumbres (habichuelas/leguminosas/frijoles) – son más saludables que otros.
  • El Plato para Comer Saludable también aconseja a los consumidores a evitar las bebidas azucaradas, una fuente principal de calorías – usualmente con poco valor nutricional.
  • El Plato para Comer Saludable anima a los consumidores a usar aceites saludables, y no establece un máximo en el porciento de calorías de fuentes saludables de grasa que las personas deben obtener cada día.

Términos de Uso para El Plato para Comer Saludable

Autorizamos permiso para usar la imagen de El Plato para Comer Saludable de acuerdo con los siguientes términos y condiciones:

  • Tiene que incluir la siguiente frase que otorga crédito: “Derechos de autor © 2011 Universidad de Harvard. Para más información sobre El Plato para Comer Saludable, por favor visite la Fuente de Nutrición, Departamento de Nutrición, Escuela de Salud Pública de Harvard, http://www.thenutritionsource.org y Publicaciones de Salud de Harvard, health.harvard.edu.”
  • Su uso de El Plato para Comer Saludable es de carácter no comercial.
  • Su uso de El Plato para Comer Saludable tiene que cumplir con todas las leyes pertinentes.
  • No podrá modificar la imagen o el texto de ninguna manera.
  • Harvard puede revocar este permiso en cualquier momento a su única discreción. En el caso de que el permiso sea revocado, deberá remover la imagen de cualquier sitio web o espacio público en un plazo de no más de cinco días laborables.
  • Harvard prohíbe estrictamente cualquier indicio – sea explícito o implícito – que sugiera o que pueda causar a otros a creer que Harvard, el Departamento de Nutrición en la Escuela de Salud Pública de Harvard, o el sitio web La Fuente de Nutrición, ha aprobado cualquier producto o bienes, servicios, individuo, grupo, u organización de cualquier tipo. Por tanto, no podrá usar los nombres “Harvard”, “Departamento de Nutrición en la Escuela de Salud Pública de Harvard”, o “La Fuente de Nutrición”, o cualquier marca registrada o sello propiedad de Harvard en conexión con El Plato para Comer Saludable sin aprobación previa, por escrito, excepto para reproducir la frase específica que otorga crédito para el uso de la imagen tal y como se establece arriba.
  • No podrá usar El Plato para Comer Saludable de ningún modo que pueda dañar la reputación de Harvard.
  • Harvard renuncia a todas las garantías de cualquier tipo (expresadas, implicadas, o de otra manera) relacionadas a El Plato para Comer Saludable, incluyendo, sin limitaciones, cualesquiera garantías implícitas de mercadeo o comercio, aptitud para un propósito particular, y no-infracción. Usted acepta indemnizar y mantener indemne a la Universidad de Harvard y sus miembros del consejo de gobierno (directiva), oficiales/funcionarios, miembros de la facultad, estudiantes, empleados y agentes de y en contra de cualesquiera reclamaciones, daños, pérdidas, obligaciones, costos y gastos de todo tipo que provengan o estén relacionados con el uso de El Plato para Comer Saludable.

Translation assistance provided by Josiemer Mattei, PhD, MPH

Terms of Use

The contents of this website are for educational purposes and are not intended to offer personal medical advice.

You should seek the advice of your physician or other qualified health provider with any questions you may have regarding a medical condition.

Never disregard professional medical advice or delay in seeking it because of something you have read on this website. The Nutrition Source does not recommend or endorse any products.

Источник: https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-eating-plate/translations/spanish/

Tapas españolas

Si has visitado España, o tienes amigos que han estado allí de vacaciones, lo más probable es que hayas oído hablar de las tapas.

Una tapa es un aperitivo que se sirve en la mayoría de los bares con bebidas alcohólicas o no alcohólicas, por lo que las tapas y las cañas (un pequeño vaso de cerveza de grifo) se han convertido en un signo de identidad de España. Incluso existe un verbo: tapear, que básicamente consiste en cenar a base de las tapas que se sirven con tu bebida.

El nombre de tapa proviene del hecho de que en el pasado un vaso de vino o de cerveza se cubría con una loncha de jamón o una rebanada de pan para evitar que las moscas se metieran en el vaso.

Hoy en día las tapas pueden ser cualquier cosa, un pequeño sandwich, una ración pequeña de ensalada o de otro plato.

Muchos bares y tabernas tienen sus propias especialidades de tapas o un menú de tapas muy especializado.

El tamaño de las tapas depende de la región y del bar, pero es posible cenar completamente sólo a base de ellas. En algunas regiones la tradición está dismunuyendo, y sirven frutos secos o patatas en lugar de la tapa.

Si queires probar las cañas y tapas tradicionales, te recomendamos preguntar a los lugareños por el mejor bar de tapas. En muchas ciudades, hay un buen número de bares famosos popr sus tapas, y en ocasiones hay mapas en oficinas de información con rutas de tapeo.

Esta es una manera estupenda de conocer mejor una ciudad española a la vez que se disfruta de fantática comida española.

También hay unas cuantas variaciones en las tapas, cada una con su propio nombre. Especialmente en las regiones del norte de España, como Asturias, Cantabria y Navarra, encontrarás tapas en forma de pinchos (o pintxos, como lo escriben en el País Vasco). Los bares venden los pinchos al mismo precio, y suelen ser más elaborados que una tapa estándar.

Las tapas casi siempre se sirven frías. Sólo en determinadas provincias se sirven en caliente.

En provincias como Ávila, Segovia y Cáceres algunas de las tapas calientes clásicas incluyen las croquetas, baguettes, calamares a la romana, tortilla española, pimientos rellenos, etc.

Estas tapas normalmente se sirven calientes porque no existe una versión más grande que se pueda servir como plato principal.

Si visitas España en algún momento verás con tus propios ojos esta típica tradición española. Es una gran manera de disfrutar un buen número de platos de la gastronomía española sin llenarte demasiado. Más aún, las tapas son fantásticas para compartir entre amigos, así que por qué no salir y probar alguna tapa con tus compañeros de clase de español.

No cabe duda del hecho de que las tapas se han convertido en una de las imágenes más identificables de España y la cocina española. Además, no sólo son exclusivas de los bares españoles, pero tienen un alto estátus y presencia en ambientes mucho más formales.

Se suelen servir también en reuniones y conferencias de dignatarios y políticos españoles. Más aún, se han vuelto muy populares entre los restaurantes más exclusivos de España donde se suelen servir como aperitivos o entrantes.

Uno de los pioneros en este campo es el chef español Ferrán Adrià.

Gracias a su popularidad, los platos de tapas españolas también se han esparcido por distintos países del mundo.

Hay un buen número de restaurantes españoles y latinoamericanos que sirven platos de tapas por todo el mundo, especialmente en el Reino Unido.

Sin embargo, aunque la mayoría de los platos están basados en verdaderos platos españoles , se han adaptado habitualmente para los distintos paladares. Por lo tanto, la única experiencia verdadera de tapas que puedes tener es en España!

Debajo tienes una lista de enlaces que te llevarán a nuestras páginas sobre algunas de las tapas españolas más populares.

En esas páginas puedes encontrar más información sobre la historia y los orígenes de los platos, así como encontrar algunas recetas fáciles y sencillas para que las puedas preparar en casa.

Siempre puedes organizar una fiesta de tapas españolas en casa y servir estos platos como parte del menú.

Источник: https://www.spanish-food.org/recetas-cocina-espanola/tapas-espanolas.html

Ссылка на основную публикацию